Bangkok día por día: itinerario para exprimir al máximo la ciudad en cuatro días.

Después de haber estado en Vietnam era el turno de Tailandia. Les contamos todo lo que hicimos en Bangkok en cuatro días.

img_5421

 


Nuestra primera parada: Bangkok. Volamos desde Hanoi hacia Bangkok en vuelo directo de AirAsia y llegamos al Aeropuerto DMK. Después de hacer migraciones y el control de salud fuimos a buscar las valijas y pensamos cómo llegar hasta Khao San Road. Sabíamos que había un tren que nos dejaba en la estación Hua Lampong en Bangkok, así que empezamos a averiguar dónde tomarlo.
 
En el camino hacia la estación recorrimos todo el aeropuerto que es tan grande que hasta pasamos por el comedor de un hotel lujoso que está dentro del aeropuerto en donde estaban sirviendo un buffet. Después de caminar bastante salimos a una escalera, bajamos y vimos las vías del tren. Para llegar a la boletería de la estación tuvimos que agarrar bien las valijas y cruzar por el medio de las vías. Compramos los tickets y esperamos a que llegue el tren. La realidad es que no estabamos 100% seguros de estar tomando el tren correcto hasta que se nos sentó al lado un señor de unos 65 años, jubilado de Hawaii que estaba viviendo en Tailandia. Nos contó que vivió en India en su juventud, volvió a Hawaii, se casó, tuvo hijos y ahora estaba de nuevo viviendo su vida a lo mochilero y que en una semana se estaba yendo de nuevo a vivir a India. Era todo un personaje, se puso unos auriculares, prendió su reproductor de mp3 y una pequeña pipa, y se puso a bailar salsa sentado. Aprovechamos la charla para preguntarle si estábamos esperando el tren correcto, asentó con la cabeza y nos aconsejo que cuando llegue subamos rápido.
 
img_5405
 
Después de esperar más de una hora llegó el tren abarrotado de gente. El tren hizo varias paradas entre las estaciones y nos recordó a nuestros viajes en el tren Sarmiento de los ´90, el de los asientos verdes con ventiladores en los techos.
 
Una vez que llegamos a Hua Lampong esperamos un taxi. Se acercaron a ofrecernos uno, nos pareció una situación rara y un precio exorbitante y al instante un policía nos indicó dónde era la parada correcta de taxis, nos acompañó y en ese instante el falso taxista se esfumó.
 
Una vez que llegamos al Hotel Buddy Lodge, nos pusimos ropa deportiva y salimos corriendo a buscar el local de Grasshopper Adventures. Teníamos reservada una excursión por Bangkok que en abril de 2015 se llamaba Where Bangkok Began. Ahora se llama Bangkok Bike and Dine. Si lo pueden hacer lo recomendamos totalmente. Andar en bicicleta por las pequeñas calles de Bangkok fue una experiencia impresionante. Si bien los puntos fuertes que se visitan son turísticos, el camino para llegar es bien distinto porque se transita por calles bien angostas en donde se pueden ver las casas de los tailandeses y palpar de cerca como viven. También nos llevaron a recorrer los templos por la tarde/noche cuando ya no hay turistas y la temperatura permite disfrutar más relajado. Además en los próximos días comenzaría el Songkran y pudimos ver como los monjes decoraban los templos para festejar el año nuevo tailandés. En el post Bangkok antes de ser Bangkok detallamos el tour.
 

Después de pedalear por la calurosa ciudad fuimos a terminar el día con unas Chang –cerveza local- bien frías en Khao San Road.

Al día siguiente desayunamos y fuimos directo a Hua Lampong –estación central y punto neurálgico de la ciudad- a tomar el metro MRT hacia la estación Kamphaenpetch para conocer el Mercado de Chatuchak. Les debemos las fotos ya que el calor era terrible y cuando quisimos encender la cámara la pantalla decía que estaba sobrecalentada. Por eso nos dedicamos a recorrer el mercado y disfrutar del paseo.

 
Llegando el mediodía volvimos al casco antiguo para ver el Buda Reclinado o Wat Pho y Palacio Real. Datos útiles del paseo:
 
1)      En Wat Pho, presentando la entrada te regalan una botella de agua fría. Preguntamos si nos podían dar una más y nos la dieron sin problema. El agua es esencial para hacerle frente a un calor tan agobiante.
 
2)      También en Wat Pho te dan una bata para cubrir hombros y rodillas en caso de que la vestimenta que lleves no sea la adecuada para ingresar al templo. Son muy estrictos con esto. En el Palacio Real también te dan ropa para cubrirte y hay que dejar una suma de dinero como depósito. La fila que hay que hacer es muy larga pero vale la pena.
 

Eran las cinco de la tarde y estábamos muertos de calor y hambre así que decidimos volver al hotel para almorzar y refrescarnos en la pileta. Otro dato a tener en cuenta: un hotel con pileta puede ser vital después de cada recorrida.

 
Tercer día en Bangkok y empezaba el Songkran por lo que ya estábamos resignados a que por donde caminemos alguien nos iba a tirar agua helada en la cara, baldazos o pistolas de agua por doquier, así que decidimos escaparnos y conocer el Barrio Chino. Desde Khao San se puede llegar hasta Chinatown en bote desde el muelle Phra Arthit. Pedimos indicaciones en el hotel y creíamos que con nuestro mapa íbamos a llegar fácilmente, pero no. Empezamos a preguntar a personas que nos cruzábamos en el camino y encontramos a un joven thai que nos acompañó hasta el muelle para que tomemos el bote. Es un viaje corto por el río Chao Phraya pero pintoresco. Bajamos en Rachawong y empezamos a caminar por la calle del mismo modo para comenzar nuestro paseo por el Barrio Chino de Bangkok que data de 1782, uno de los más antiguos del mundo.

El Barrio Chino no descansa y perderse por sus calles llenas de puestos donde se consiguen desde alfileres hasta computadoras, desde juguetes hasta frutas exóticas es obligatorio para disfrutar del paseo. Si buscan vivir la cultura china en su máximo esplendor no duden en darse una vuelta por el Chinatown.
 
 
En busca de una bocanada de aire fresco entramos al Shopping center Siam Paragon donde comimos pasta italiana. Obviamente es más caro que comer en las calles de Khao San, pero los precios de Bangkok en general son muy económicos. El recorrido del centro comercial es muy diverso, uno puede comprar ropa en H&M o Zara y también te podes comprar un BMW o un Ducatti, hay para todos los bolsillos.
 
De regreso en el hotel nos relajamos en la pileta y nos preparamos para ver los desfiles y bailes típicos en Khao San.
 

 Cuarto y último día en Bangkok empezamos en Wat Saket, el templo del monte dorado que es menos turístico que el resto de los templos. Trescientos escalones separan la base de la cima del templo más austero que conocimos en Bangkok. La subida está llena de estatuas, pagodas, cascadas y vegetación que hacen el ascenso totalmente disfrutable donde al llegar se puede tener una panorámica de la parte antigua de la ciudad y algunos rascacielos de fondo.
 
Luego llegó el turno de visitar la casa de Jim Thompson, arquitecto y empresario norteamericano de la seda tailandesa -ayudó en la expansión de este negocio de Tailandia al mundo-.
 

Desaparecido en un viaje a Malasia en 1967 de manera misteriosa Thompson dejó una mansión compuesta de seis casas de teca que la hacen un verdadero museo repleto de obras de arte y unos jardines espectaculares con plantas de toda Tailandia (una mini selva). Para completar el recorrido comimos en el restaurante Jim Thompson. Altamente recomendable.
Nos faltó experimentar tomar un buen trago en la terraza de un rascacielo: rooftop. La realidad es que fuimos hasta uno de estos edificios y nos pareció horrible, algo descuidado. Claro que además para acceder a estas terrazas hay que pagar entre 30 y 50 dólares, y a veces no incluyen consumición, agregado que con todo lo que hay para hacer en la ciudad descartamos tajantemente.

Para ver el mapa con todos los puntos visitados, hacé click aquí.

En síntesis, Bangkok nos pareció fascinante, de esas ciudades gigantes que te envuelven, te mastican y te devuelven si no estás preparado –y si lo estás, también-. Claro que en cuatro días no se puede abarcar el total ni siquiera de lo más turístico. Los puntos altos: la gente, los templos y la comida callejera. Lo negativo: la mafia de los tuk tuk y el calor que es a veces insoportable. Sin dudas volveríamos así nos tengamos que cruzar con decenas de tuk tuk o soportar 40º a la sombra.

 

Para quienes tengan pensado hacer un viaje largo , compartimos este itinerario de dos meses por el Sudeste Asiático hecho por descubreteviajando.com

 

Este es un post patrocinado, por el que hemos recibido los servicios mencionados de manera gratuita. Nuestras opiniones son independientes y están basadas en nuestra percepción real sobre el servicio. Además vas a encontrar enlaces patrocinados que nos ayudan a seguir viajando para contarles nuestras experiencias.

One Comment

  1. Pingback: Engaños a viajeros: Avivadas alrededor del mundo - Ahí Vamos Blog de Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *