Budapest: el combo perfecto

Ciudad formada por la unión de las ciudades de Buda, Pest y la isla de Óbuda en 1874 y dividida por uno de los ríos más imponentes de Europa, el Danubio, la capital húngara nos dejó hipnotizados. A veces dejada de lado en planes viajeros o simplemente relegada al famoso “con tres días alcanza” Budapest tiene un magnetismo mágico.

 
img_8251
Con el ardor en los ojos por haber dormido poco y el cansancio de hacer tiempo en el magnífico Wombats para hacer el ingreso nos recibió Melinda de Cityrama. “En Budapest hay más de 1.700.000 habitantes. El río Danubio nace en la selva negra en Alemania y desemboca en el mar Negro, Rumania. Tiene la línea de metro más antigua del continente europeo -1896- Melinda es un centro de cómputos. Sabe cuando hacer una pausa, darte unos minutos para tomar fotos o simplemente hacer un chiste. Tiene todo teatralmente planificado minuto a minuto. Tan bien ensayado que no le quita frescura.
 
Este era solo el comienzo de un periplo de 5 días por la capital húngara y alrededores. Sólo a modo ilustrativo recomendamos algunos imperdibles para disfrutar a pleno de Budapest.
 

1 – Caminar por Buda, subir al Bastión de los pescadores, contemplar la Iglesia de Matías y disfrutar del monte San Gerardo. Luego perderse por el barrio del Castillo, el Palacio y sus patios, antiguas residencias de reyes húngaros.

 
Hay dos maneras de subir los 48 metros que separan la orilla del Danubio de la colina donde está el castillo. Por funicular o por escaleras. El castillo de Buda – Patrimonio de la Humanidad desde 1987- es imponente por donde se lo mire. Además del valor histórico tiene la mejor vista de Pest y el Puente de las Cadenas. En uno de sus patios está la Fuente de Matías Corvino –rey húngaro-. Cada detalle de esta escultura te deja sin aliento.
 
 Bastión de los Pescadores
 
El barrio del castillo en el siglo XIII fue la capital de Hungría. Al oeste del Danubio se encuentra el Bastión de los pescadores, un mirador con vistas espectaculares. Debe su nombre al gremio de los pescadores cuya misión era defender esa parte de la ciudad. Fue construido para una exposición mundial en 1896. Iglesia de Matías –siglo XIII- es la iglesia católica más famosa de Budapest, antes la Iglesia de la Coronación ya que allí coronaron a reyes húngaros como Sissi, emperatriz de Austria y reina de Hungría y Carlos IV, el último rey húngaro coronado en 1916.
 
Su techo es de cerámica de Zsolnai. Entrar tiene un costo y subir a la terraza otro. Tiene la rareza de que a pesar de ser católica cuando los turcos usurparon en el siglo XVI la convirtieron en mezquita. Destruida durante la 2GM terminó de ser reconstruida al estilo barroco en los últimos diez años gracias a aportes de la Unión Europea.
 
Aquí hay edificios muy antiguos del siglo XVII, XVIII. Uno de los puntos más altos de Budapest, el Monte de San Gerardo –Gellért- recibe el nombre del Obispo que llegó desde Venecia para unirse al rey San Esteban para pelear contra los paganos. También en lo alto se erige la estatua de la libertad en homenaje a los caídos durante la 2GM. Plaza de la Santísima Trinidad.
 
Una parada obligatoria en el barrio del Castillo, es en la confitería Ruzswurm -1827-. Recomendadísima para los amantes del café y la pastelería. Imposible irse sin probar la tarta Dobos, la preferida de la emperatriz Sissi.
 
img_2011_opt-1
 

2 – Pest: donde descansa la inmensidad del Parlamento.

 
En Pest, Melinda nos recomienda el Hotel Four Seasons, el más caro de la ciudad donde la habitación más cara cuesta 5mil euros la noche sin desayuno. “Quizás en otra vida”, remata mirando a los ojos a los pasajeros de la combi que pagaron algo más de 25 euros por persona por el tour.
 
Aquí vive la mayor parte de la población de la capital. Es la urbe “alejada” de lo señorial de Buda. Peatonales concurridas, oficinistas que corren, estudiantes que llegan tarde y turistas por montones, zona de embajadas, tiendas de recuerdos, restaurantes y cafeterías le dan vida a la vertiginosa Pest. Esta parte de la ciudad está conectada a Buda a través del Puente de las Cadenas, que a pesar de estar flanqueado por leones se llama de las cadenas por su estilo arquitectónico. Debajo del puente se puede ver la estatua de la libertad ubicada en la cima del monte de San Gerardo. Antes allí había una estatua de un soldado ruso. Cuando cayó el comunismo el 1989 se retiraron todos los monumentos y lo curioso es que se creó un parque de las estatuas rusas en las afueras de la ciudad.
 
Puente de las Cadenas
 
El barrio judío de Budapest es otro punto interesante. Su gran sinagoga, ubicada en la calle Dohány, es la 2da más grande del mundo y tiene más oro en su decoración que el propio Parlamento. Caminar por el barrio y toparse con el monumento a Carl Lutz, diplomático suizo, que salvó a más de 62mil judíos es emocionante.
 
img_2202_opt
 
En la ciudad de Franz Liszt, destacado compositor austrohúngaro, la música no pasa desapercibida. Ubicada en la imponente avenida Andrássy –Patrimonio de la Humanidad-, la Ópera Nacional de Hungría, de estilo neorenacentista, es digna de una visita. Algunos datos curiosos: hubo incidentes durante su inauguración en 1884 cuando los aristócratas impacientes provocaron una avalancha con decenas de heridos. Otro dato: el edificio no podía ser más grande que la Ópera de Viena. Si tienen tiempo no duden en ir a cualquiera de sus espectáculos –entradas desde 500 florines o 2 dólares-.
img_2231_opt
Otro de los íconos es la Plaza de los Héroes donde hay estatuas de los reyes líderes de la lucha de la independencia. Lo increíble: a 30kms de Shangai hay una réplica de esta plaza. Sin dudas los chinos son los reyes de la imitación. Melinda aporta más curiosidades: “¿Sabían que Puskas –excepcional jugador de fútbol de la selección húngara- está enterrado en la Basílica de San Esteban?”.
 
Vamos al dato gastronómico: Restaurante Frici Papa – Király 55. Allí encontrarán comida húngara a excelente precio. Lo malo es que a veces hay que esperar unos minutos y aceptan sólo efectivo. Recomendación: Goulash de setas con arroz jasmín. ¿Cansado de la comida de Europa del este? Zing Burger  Király 60. ¿Dónde comés hamburguesas de carne Angus por 2 dólares? Llegó la hora del café y tenés tantas opciones que estás mareado. Café New York –Erzsébet 9- es la opción. A pesar de la horrorosa atención de sus camareros vale la pena meterse en este palacio y sentir que estás en la Belle Epoque.
 
Budapest Plaza de los Heroes
 

3 – Puentes que no sólo unen.

 
Puente de Sissi
 
 Durante la 2GM el 60% de la ciudad fue destruida. Los siete puentes que atraviesan el Danubio fueron arrasados y luego reconstruidos en estilo original. Actualmente la ciudad cuenta con diez puentes, entre los que se destaca el moderno Puente de Isabel. De esta manera, por arquitectura y belleza la única competencia que tiene Budapest es París.
 
Cada puente tiene sus leyendas. Cuenta la historia que el arquitecto que diseñó los leones del Puente de las Cadenas -el más antiguo de la capital húngara que data de 1849- se olvidó de hacerle las lenguas y que por ello se deprimió y se suicidó. No nos quedemos con la parte triste de esta leyenda urbana. De día, apreciando cada detalle, o de noche, totalmente iluminados, son dignos de admiración y disfrute.
 

4 – Paseo por el Danubio

 
Otra forma de disfrutar Budapest es en barco. Con alternativas que incluyen desde un “simple” paseo hasta un paseo que incluye una cena sofisticada hay varias empresas que ofrecen este tipo de tours. Nuestro paseo comenzó a media tarde y eso nos permitió pasar por debajo del Puente de las Cadenas, el Puente de la Libertad, el Castillo de Buda, el Hotel Gellert y como frutilla del postre el imponente Parlamento, símbolo de Hungría. Todo acompañado de una audioguía y para finalizar cerveza, champagne, agua o gaseosa.
 

5 – Bares en ruina: el arte del reciclado.

 
Antiguos edificios reciclados y decorados de un modo surrealista son parte del atractivo del barrio judío de Budapest. Los edificios que parece que se caen a pedazos tienen muchos requisitos legales para funcionar como bares. Muebles antiguos, cuadros con motivos religiosos, graffits, estatuas de papel, autos cortados a la mitad que sirven de asientos y una habitación con osos de peluche esperando un trago son parte de la visual que por momentos te hace olvidar para que estas ahí. Dalí diría que es un exceso.
 
Szimpla Kert
Szimpla Kert
Szimpla Kert
 
Recomendamos el Szimpla Kert (El Jardín Simple) -Kazinczy 14- para tomarse unas ricas cervezas y un vino tinto Egri Bikavér (sangre de toro). Un consejo: si querés disfrutar del lugar e ir habitación por habitación para admirar la bizarreada sin que esté desbordado de gente hay que ir antes de las 20hs.
 
 

6 – Si vienen a Budapest y no se dan un baño termal no vinieron a Budapest, dicen los húngaros.

 
Széchenyi 
 
Después de recorrer la ciudad lo mejor es un relajante baño termal. Budapest tiene 47 balnearios de aguas termales con precios accesibles. A metros de la Plaza de los Héroes se encuentra el balneario de Széchenyi, el primer balneario terapéutico de Pest, construido entre 1909 y 1913 en estilo renacentista moderno. El agua termal del Balneario Széchenyi brota a la superficie desde el segundo pozo más profundo de Budapest, con una profundidad de 1246 metros y con 76°C de temperatura. Al momento de cambiarse recuerden bajar los asientos para trabar las puertas. Hicimos malabares para cambiarnos. Hay que poner la cabeza en modalidad Rubik…
 
En el balneario hay opciones para todos los gustos: desde piletas con agua fría hasta piletas donde cuesta meterse de lo caliente que está el agua. Piletas cubiertas, descubiertas, para nadar o simplemente relajarse. Como todo negocio hay decenas de servicios con tarifas para todos los bolsillos. Recomendamos la pileta aromatizada con menta. Lo malo: a pesar de la inmensidad del lugar a veces está atestado de gente, así que a relajarse o buscar otro balneario menos concurrido.
 

¿Dónde nos alojamos?

 
La excelente ubicación, el profesionalismo de los empleados, la limpieza, los lugares comunes, el desayuno y la seguridad hacen que el Wombats Budapest sea un gran alojamiento a un precio razonable. El espíritu aventurero de un hostel y la comodidad de un hotel los convierte en anfitriones de lujo.
Podes hacer tu reserva desde nuestro blog haciendo click aquí!

 

¿Con quién recorrimos?

City tour con Cityrama Budapest. Un conjunto de profesionales de alto nivel, organiza varios estilos de tours por Budapest y alrededores.

¿Cómo llegamos?

Llegamos a Budapest desde Praga en Bus. Los tickets los compramos a través de Busbud.com

Paseo en Barco:

Barco Daube Legend.

 

 
Este es un post patrocinado, por el que hemos recibido los servicios mencionados de manera gratuita. Nuestras opiniones son independientes y están basadas en nuestra percepción real sobre el servicio.
En el post hay enlaces patrocinados que nos ayudan a que sigamos viajando y compartiendo con ustedes nuestras crónicas de viajes.

2 Comments

  1. Pingback: Viaje a Roma: Las segundas partes son mejores - Ahí Vamos Blog de Viajes

  2. Marcela Farias

    Verdaderamente es una ciudad muy bonita pero los húngaros son una porquería, tramposos, mal educados, tratan mal a los turistas. No volvería por esta razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *