Todo Berlín en cuatro horas

Einstein tenía razón, el tiempo es relativo. ¿Cómo hace Paco, el guía de Cultour Berlín para “meter” tanta información en 240 minutos? En este city tour en español por Berlín cada minuto viene con un dato, cada paso es información y cada frase te deja algo. 

Es un día fresco en Berlín, la primavera sigue sin asomar, desayunamos y nos preparamos para recibir quizás el tour con más información de todo el viaje. El “culpable”: Paco, un guía madrileño que vive hace diez años en la capital alemana. Su trabajo consiste en condensar la historia, lugares emblemáticos, personajes y fechas relevantes en cuatro horas. Una misión difícil que la consigue con la cintura de un torero. Es un día atípico para caminar la ciudad, es lunes de Pascua, muy importante para los alemanes, tanto como navidad o año nuevo donde a partir de las 20hs cierra todo en Alexander Platz. Al ser feriado parece que tenemos la capital de Alemania para nosotros.

El punto de encuentro es casi siempre el mismo: Alexander Platz con su Torre de 365 metros, “la guinda a la reforma de 1969”, señala el carismático Paco. En la República Democrática Alemana no hay casualidades, había que mostrar el orgullo tecnológico comunista al mundo occidental. Después de la reunificación el gobierno federal añadió 3 metros a la antena. De allí, luego de contemplar el rojo edificio del Ayuntamiento de Berlín fuimos hasta el barrio de Nicolás, el barrio más antiguo de Berlín y cruzamos el río Spree que cruza la ciudad de norte a sur.

img_9866_opt

Brevemente y antes de empezar con la parafernalia de información Paco enumera el itinerario: Isla de los Museos, antiguo Palacio del rey. Avenida bajos los tilos, Bebel Platz donde se lleva a cabo la quema de libros por los nazis. Gendarmen Mark, la plaza más bonita de Berlín. Dejamos de hablar de prusianos para meternos en el siglo XX, Check Point Charlie, uno de los siete puestos fronterizos que había para cruzar la frontera. El muro de Berlín, Potsdamer Platz, el nuevo centro financiero de la ciudad. Memorial a los judíos asesinados en Europa y finalmente la Puerta de Brandenburgo. Todo esto lo dijo sin tomar bocanada de aire.

Antes de salir de Alexander Platz nos dio algunos datos. La plaza lleva su nombre en honor a Alejandro I, zar de Rusia que en 1805 visitó Berlín para firmar importantes acuerdos comerciales. En el siglo XVII se llevaba a cabo un mercado semanal de bueyes hasta principios del siglo XIX. En 1874 se construye la estación de ferrocarril y en 1905 la estación de metro. En los dorados años 20 había restaurantes, cabarets, salas de fiesta, grandes almacenes, teatros. En el centro está la Fuente del dios Neptuno estaba en uno de los patios del Palacio del rey. Después de la II Guerra Mundial es trasladada a la plaza.

img_9876_opt

Berlín es una ciudad extremadamente tolerante, nadie se mete con nadie, podemos vestirnos como querramos que ni siquiera vamos a llamar la atención. La capital alemana tiene la mayor concentración de extranjeros de Europa. El desempleo en Berlín es del 11% cuando la media nacional es del 5%, los berlineses tienen el sueldo medio más bajo de Alemania, 1200 euros contra los 1900 de promedio. Berlín tiene la mejor oferta cultural del país y al mejor precio: tiene más de 300 salas de exposiciones, 200 salas de teatro, 180 museos (72 estatales), 3 óperas y dos salas de concierto: filarmónica y sinfónica. Para el turista hay un pase combinado de 72 museos por 72 horas a 24 euros, para los que viven en Berlín cuesta 76 euros al año para ir las veces que quieran., es gratis para menores de 18 años. Números que muestran la importancia de fomentar la cultura y sea accesible, claro.

Más datos: Berlín, con 892 km2, es la ciudad más poblada de Alemania con 3.4 millones de personas y Alemania es el país más poblado de Europa con 88 millones de habitantes. La mayoría de los berlineses se mueve en transporte público y cada vez más en bicicleta.

Señor semáforo

Ahora metámonos con uno de los símbolos de Berlín: el Ampelmann, el hombre semáforo del comunismo que fue diseñado por un profesor de Jardín de Infantes en la década del 70. Cuando cae el muro el gobierno federal quiere borrar todos los símbolos de la Berlín comunista. Los berlineses protestaron porque sacar semáforos que funcionen por otros era económicamente absurdo. Deciden dejarlos hasta que dejen de funcionar. 26 años después de la reunificación alemana los Ampelmann están por toda la ciudad y se han convertido en el símbolo de Berlín. En la actualidad cada vez que se rompe un semáforo es sustituido por un Ampelmann.

img_9884_opt

Caminando la historia

El barrio Nicolás tiene la iglesia más antigua de la ciudad que data del 1230. Fue arrasado durante la 2GM y el único edificio original es de color rosa, el knoblauchhaus. Todo el resto es una mala reconstrucción ya que no es fiel al original. Además de reconstruir varios edificios antiguos que estaban diseminados por la ciudad están los plattenbau, enormes y grises edificios hechos con bloques de hormigón durante la década del 60 por el régimen comunista.

Para cada monumento Paco tiene información, mucha no está en los manuales. ¿Por qué el símbolo de la ciudad es un oso? “Es por su primer gobernante, Alberto I “el oso”, quien en el siglo XI fija las fronteras definitivas de Berlín y Brandenburgo. Cuando fallece el Consejo de la ciudad decide equiparar el apodo de “el oso” al escudo de la ciudad”, sostiene el guía.

De espaldas al río Spree Paco nos da un dato valioso, sobre todo para los que estamos acostumbrados a cenar tarde: “Viajeros un dato a tener en cuenta: Durante los días de semana las cocinas de los restaurantes berlineses cierran a las 21hs”.

Hacemos una parada, Paco abre su mochila y nos sorprende con fotos del  antiguo Palacio del rey que sobrevivió a la 2GM y en el año 1954 a pesar de las críticas internacionales lo tiraron abajo. En 1976 construyen ahí mismo el Palacio de la República que tiran abajo 32 años después argumentando que tenía asbesto –material cancerígeno-. Desde octubre del 2012 están reconstruyendo el Palacio del rey que albergará un museo de etnografía. Como no hay dinero para construir el palacio piden apadrinar piedras. El dato curioso: Un anónimo en 2013 apadrinó la cúpula que costó 7millones de euros. “Este proyecto es un verdadero fracaso, no se recaudó ni el 25% del total de la obra”, remarca Paco. Señoras y señores no todo lo que brilla es oro o mejor dicho, no todo funciona perfecto en el viejo continente.

Seguimos en camino y nos detenemos en el edificio donde los líderes socialistas Rosa Luxemburgo y Karl Liebknett proclamaron la República en Alemania y la abdicación de los reyes el 9 de noviembre de 1918. Curiosamente en la actualidad funciona la Escuela de Negocios de Berlín.

img_9910_opt

Isla de los Museos

Allí se destaca el Museo de Pérgamo, único porque es un museo hecho al revés, primero se traen tres trozos de arquitectura antigua de Asia Menor y alrededor de eso se hace el edificio. La puerta del mercado romano de Mileto es la obra más grande guardada en un museo. Tiene 30 metros de ancho por 18 de alto y la puerta azul de Babilonia tiene más de 100mil ladrillos originales.

Cerca del Pérgamo está el Museo Nuevo (Neues) donde está el busto de Nefertiti. En la sala no se puede sacar fotos ni hablar. Hay cámaras y dos guardias de seguridad custodiando el busto. Hablamos con las miradas, estamos ante una belleza del arte egipcio. Cerca se puede apreciar un busto de Nefertiti hecho en bronce que se puede tocar y donde se distingue la perfección de esta escultura, pasar la mano por el cuello y sentir las vértebras es impresionante.

“Nefertiti fue una jugada maestra”, dice Paco y explica: “Cuando los alemanes sacan a Nefertiti de Egipto, el gobierno egipcio tenía que autorizar que salía y que no. Entonces el que descubrió a la reina de Egipto se enfrenta al gobierno egipcio y tiene que hacer dos lotes: el que se va a quedar Egipto y el que se va a traer él. En uno deja todo el oro y las joyas que encontraron en las tumbas y en el otro deja a Nefertiti y las tablillas, y el gobierno egipcio eligió el oro”.

Bebel Platz: La quema de los libros

Luego caminamos por una de las avenidas más importantes de la ciudad, la Unter den Linden (bajo los tilos). Estos tilos existieron hasta que Hitler los hizo sacar para aprovechar la amplitud de la avenida para el uso de desfiles militares. Después de contemplar el memorial de la madre sosteniendo a su hijo, el soldado muerto, pasamos por el mercadillo del río Spree donde artistas berlineses venden sus obras. Y seguimos camino a la Bebel Platz, en honor a August Bebel, uno de los fundadores del Partido Socialista Alemán. En esta plaza en la noche del 10 de mayo de 1933 ocurrió la quema de miles de libros de autores censurados por los nazis como Freud, Marx y Heine, por ejemplo. Desde 1994 hay un memorial recordando este hecho.

Desde esta ventana se arrojaban los libros que fueron quemados
Desde esta ventana se arrojaban los libros que fueron quemados

“Federico II es el primer rey prusiano que se interesa por la cultura, la ciencia y el arte. Eso es lo que quiere plasmar con la construcción de esta plaza en Berlín”, señala Paco.

El primer edificio que construye es la Ópera estatal en 1747, la primera en el mundo que no está dentro de un palacio. Así saca la ópera del palacio a la plaza, acercándosela al pueblo. El siguiente edificio que construye es la Biblioteca Real acercando la cultura al pueblo (hoy la Facultad de Derecho de la Universidad de Humboldt, Universidad donde pasaron Einstein, Marx y Engels, entre otros). El tercer edificio que manda a construir Federico II es la catedral de Berlín, el primer templo católico que se construye en la ciudad después de la reforma de Lutero. Federico II fue un rey muy tolerante siempre y cuando le paguen los impuestos, la tolerancia religiosa estaba basada en el pragmatismo económico.

Las dos torres de Berlín

¿Alguien sabe cuál es la plaza más bonita de Berlín?, preguntó el guía. Es la Gendarmenmarkt -1701-, la plaza de los gendarmes donde en 1780 Federico II construye las dos torres gemelas, una luterana y otra calvinista que en principio no tenían función eclesiástica, sólo estaban para decorar la plaza.

img_5813

Allí en 1838 se erigió el primer teatro de Prusia en la que se estrena por primera vez una obra en alemán bajo el gobierno de Federico Guillermo IV, el romántico, es el que patrocina el idioma alemán tanto en la Corte como en el teatro. Hasta entonces en la Corte siempre se hablaba en francés. Los reyes prusianos consideraban el idioma alemán muy basto, no digno de ser hablado. El primer autor que estrena una obra en alemán es Schiller. “Están ustedes ante una reconstrucción que tardó 42 años –desde 1945 hasta 1987- ya que la plaza fue destruida en la 2GM. Eso sí, es una de las mejores reconstrucciones de Alemania”, sostiene Paco. Lo único que sobrevivió a la guerra fue la torre francesa.

El Este de Berlín y sus Símbolos

Camino al Checkpoint Charlie, el famoso paso fronterizo, pasamos por Fassbender und Rausch una chocolatería berlinesa altamente recomendable donde hay monumentos de la capital alemana hechos en chocolate, además del Titanic, autos y aviones, un espectáculo no apto para diabéticos.

img_9961_opt

Paco maneja mucha información y se detiene a tirar perlas: ¿Saben cuál es el principal problema del Trabant –auto de bajo costo fabricado desde 1961 hasta 1991? Unos dicen el motor, otros la potencia. No, el problema eran las listas de espera ya que la producción nunca fue eficiente. La espera es de 12 años y esto generaba que el auto de segunda mano valiera más que el nuevo.

img_9995_opt

Frente a los trabant estacionados otra parte del muro de Berlín, diferente a la que hay en la Bernauer Strasse. Es otro punto de la ciudad donde hay parte del muro en pie pero el concepto es el mismo, por eso no ahondamos para no aburrirlos. Algunos datos de color: El mayor gasto de electricidad en la época del Muro venía de las farolas que lo iluminaban. En 1973 sacan los alambres de púa porque se dan cuenta que ayuda a trepar. En su lugar ponen otra medida de seguridad: “la tubería” que no proporciona ángulo recto, imposible de trepar. A pesar de las extremas medidas de seguridad hay más de 5mil casos exitosos de huídas a través de túneles, documentos falsos, escondidos en los autos y hasta globos aerostáticos.

“Berlín es pobre, pero sexy”

Otra vez Paco recurre a las fotos para que veamos como era la Potsdamer Platz en los años 20 del siglo pasado. Lo interesante es que nos invita a buscar las diferencias entre la plaza de ayer y la de la actualidad. “Hay algo que sobrevive. ¿Qué es?” Es el primer semáforo de Europa de 1924 –réplica ya que la plaza fue destruida en la 2GM -sin el tour seguís de largo, te aseguro, a menos que seas un fanático de los semáforos-. A partir de 1994 se intenta recuperar el espacio y que éste sea el centro financiero de Berlín. “Más de veinte años después el proyecto fue un auténtico fracaso”, dice Paco. Los edificios están vacíos, es un gran fracaso. “Esto se puede ver en los meses de invierno cuando a las 3 de la tarde los edificios está apagados” La única gran empresa que está es la Deutsche Bahn, la empresa de ferrocarriles alemanes.

img_0017_opt

Memorial a los judíos

Dejamos atrás la plaza para ir hasta el Memorial a los judíos asesinados en Europa -2005-, obra del arquitecto neoyorquino Peter Eisenman. Un memorial de 19mil m2 y 2711 bloques de hormigón que según su creador busca transmitir las sensaciones que pudo haber sentido la comunidad judía durante los años de persecución: agobio, claustrofobia, desorientación, soledad, miedo. Un dato que generó polémica e hizo peligrar la construcción del memorial: la pintura anti grafiti que recubre los bloques del memorial es proveída por la alemana Degussa, una filial de la IG Farben, la química que abastecía de del gas que utilizaron los nazis para los campos de concentración y exterminio.

Para finalizar el tour la frutilla del postre. Inspirado en la Acrópolis de Atenas, Carl Langhans, arquitecto alemán, diseñó la Puerta de Brandenburgo (1791), una de los pocos monumentos que sobrevivió a la 2GM y fue testigo de la historia que atravesó y atraviesa a Berlín. Napoleón la cruzó en 1806, los nazis marcharon por la Puerta en 1933 y los alemanes festejaron la caída del muro en 1989. En el medio de la Plaza París –donde está la enorme Puerta- vino lo mejor: El abrazo viajero con Ale, Rodri y Bel. Sobre todo si estás abrazando a tu novia y a tu hermano. Ese es el mejor viaje, el mejor tour.

Tours en Berlín con Cultour Berlín: http://www.cultourberlin.com/

Berlín. Puerta de Brandemburgo

 

Este es un post patrocinado, por el que hemos recibido los servicios mencionados de manera gratuita. Nuestras opiniones son independientes y están basadas en nuestra percepción real sobre el servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *