El Cairo: la puerta de entrada a Egipto

¿Para qué van a Egipto, no es peligroso? Cuando elegimos el país de las pirámides llovieron las preguntas de familiares y amigos. Quizás como una especie de autodefensa siempre respondemos lo mismo: “No existen lugares seguros en el mundo”. Una semana antes del viaje dos hombres bomba se inmolan en una iglesia cristiana a unos kilómetros de El Cairo. Las vacaciones en Egipto no las íbamos a cancelar. Esta es la crónica de nuestro primer día en Egipto.

En el aeropuerto de El Cairo nos espera Mohamed –el 80% de los hombres se llaman Mohamed o Ahmed-, un tipo trajeado, alto y robusto se presenta y nos pide los pasaportes. Con él empezamos el tour privado –el primero de nuestras vidas-. Mohamed se parece a un tipo de seguridad de un boliche de Ramos Mejía que avanza y abre paso con simpatía, hace el trámite de las visas y lleva nuestras valijas: a esta altura nos sentimos celebridades de Hollywood, claro que sin fama, fortuna ni carisma.

Nosotros elegimos recorrer Egipto con Emo Tour, si quieren contactarlos pueden hacer click aquí.

 

Mohamed ayuda en todo menos en la seguridad aeroportuaria donde dos tipos enormes y con trajes negros nos miran de arriba abajo, ven la foto del pasaporte de manera intimidatoria y nos dejan pasar. En el hall del aeropuerto un enorme cartel con la cara de Messi -parte de una campaña contra la Hepatitis C-. Afuera nos espera Abdul quien nos da la bienvenida y algunos datos de la ciudad: ¨Es la más poblada de África con 20millones de habitantes¨, dice.

Desde el auto con aire acondicionado –aquí un privilegio por un tema de costos- vemos enormes bloques de edificios color arena y ladrillo -muchos a medio terminar-, personas a la espera del transporte público al rayo del sol al costado de la autopista, el calor es seco pero demoledor. Hay casi tantos policías y militares como gente de civil, quizás un indicio de que la revolución de 2011 fue un fracaso. Autos opacos, en su mayoría de más de veinte años, pasan con sus ventanillas bajas y manejados por inercia. Hace rato no veo tantos Peugeot 504, pienso.

Más de 50km separan al aeropuerto del hotel –un 5 estrellas con vista a las pirámides- y el paisaje no cambia demasiado. Bajamos de la autopista en la ciudad de Giza –donde queda el hotel- y casi no hay semáforos, y donde existen no se respetan, todo se vuelve caótico y polvoriento, hasta que desde el auto vemos que asoma la silueta de la Gran Pirámide y se nos pone la piel de gallina. Uno recuerda las medidas de las pirámides, las vio en decenas de fotos y documentales pero estar cerca impresiona. Es enorme y si antes nos preguntábamos como se construyeron ahora reafirmamos la pregunta.  

Antes de llegar al hotel una faraónica obra en construcción: un moderno museo que reemplazará al Museo de El Cairo –que a falta de espacio y mantenimiento tiene piezas arqueológicas desparramadas por sus jardines-. En Egipto como en Argentina las obras se demoran por problemas económicos y corrupción, y el futuro museo no es la excepción. Bordeamos algunas calles internas donde reposan montañas de basura, algunos perros flacos merodean el lugar, y vendedores ambulantes exhiben fruta como si el ambiente no les afectara. No hay turistas por estas calles. 

Ya en el hotel, después de pasar el primer filtro de seguridad coordinamos con Abdul para ir a las pirámides al otro día. En la entrada hay un escáner igual al de los aeropuertos: la seguridad es extrema y no se limita solo a las calles. Una imagen más simpática es la del ploteo de Nefertiti en una de las puertas de entrada. Atravesamos el enorme y decorado hall donde se lucen una araña y una escalera de mármol, hasta llegar al restaurante donde se desayuna –10 dólares por persona-. El desayuno incluye desde frutas hasta yogur, salchichas, cereales, fiambres, quesos, sopas, panes. Un detalle: sirven café de prensa francesa o té por persona.   

La perla del Le Meriedien Pyramids son sus habitaciones con vista a las pirámides que se pueden ver desde la pileta. Al contrario de lo que pensamos el agua está fría para nuestros cuerpos sudamericanos. Deambulamos por el hotel, descansamos y comemos. Una curiosidad: dentro del baño del hotel hay un parlante que está conectado a la tele. Raro.

Recomendamos la cena buffet del restaurante principal del hotel –empieza a las 19hs-. Es de calidad y variada: carnes, comida egipcia, turca, pastas, ensaladas, y postres. ¿Cuánto? 20 dólares por persona. Deglutimos como si fuese la última cena y fuimos a dormir temprano para cargar energías pero antes presenciamos un casamiento egipcio donde Ale fue invitada a bailar: los egipcios tienen ojo para separar al buen bailarín del que no lo es, por eso fueron por Ale. Remera, bermudas y ojotas no son para la ocasión y poco ayudan para meternos en la fiesta. 

Puedes contratar más paquetes a Egipto haciendo click aqui

 

Pirámides de Egipto

9am Mido, nuestro guía, firme como un soldado nos espera en el hall. Lo primero que dice es que no hay apuro, que estemos tranquilos y disfrutemos de Egipto. Listos para la aventura y después de un viaje relámpago llegamos al sitio arqueológico de Giza. Mido retira las entradas y se vienen encima una docena de vendedores ambulantes bastante más insistentes que los vendedores turcos. Se ponen delante nuestro con imitaciones de papiros y algunos adornos de madera, Mido les dice unas palabras, nos aconseja respecto a la calidad de las ¨artesanías¨, y se alejan. Cerca dos vendedores se pelean a los gritos por un potencial cliente. En la escena abundan grupos de chinos adictos a sacar fotos y gritar sin importar nada. 

Construidas hace 4mil años –las pirámides más antiguas- en honor a Ra, dios del Sol, y para albergar los cuerpos de los faraones, las pirámides se asocian a misterio, antigüedad y fascinación. Hay cerca de 120 pirámides a la orilla del Nilo. Sin dudas las mejores conservadas y más famosas son: la de Keops, Kefrén y Micerino. ¿Cómo las construyeron? Hay teorías que hablan desde sistemas de rampas, miles de esclavos que quedaron en el camino, hasta extraterrestres. Parados frente a ellas todo es chico.


Algo interesante y tentador es entrar a la Gran Pirámide donde hay que subir una rampa al estilo Indiana Jones. El poco espacio y la posición inclinada hacen que el cuerpo duela por varios días. El premio de trepar y que se descoloquen algunas vértebras: una especie de sarcófago vacío. Es decir, no vale el esfuerzo, es solo para decirle a los nietos: “Entré a una pirámide”. Encima hay que pagar una entrada extra de 100 liras egipcias. Atención: no recomendable si sufren de claustrofobia.

Entrando a la Gran Pirámide

Miren el video donde Mido explica algunos datos curiosos sobre la Gran Pirámide:

Casi tan emocionante como entrar a la Gran Pirámide es pasear en camello: ese enorme animal de casi 1.85mt de alto con cara inexpresiva y dominador absoluto de la situación. El señor que lo guía me pide tranquilidad, que afloje las piernas. Solo pienso en una posible caída: en mi cabeza da vueltas que el animal se puede enojar o simplemente asustar. Nada de eso pasa. Es un paseo de 20 minutos donde paramos para tomar algunas fotos. Lo impresionante es como el señor de los camellos hace chasquidos con la boca para que miren a la cámara cuan actores.

Otra parada obligada es la esfinge de Giza con cabeza humana y cuerpo de león que reposa para cuidar la necrópolis. Impresionante.


 

Memphis

De Giza fuimos hasta Memphis, la capital del Imperio Antiguo de Egipto. Antes de entrar pasamos por un escáner de seguridad y media docena de militares, algo que naturalizamos. Fundada en el año 3100 a.C. por Narmer, considerado el primer faraón de Egipto.

El museo es al aire libre y el calor está al límite, necesitamos un resguardo. Vamos a la única parte techada del museo donde dos nenas nos piden una foto. Allí reposa el monumento a Ramsés II mejor conservado de todo Egipto –aunque le falte la parte inferior de las piernas-. Podríamos contemplar esta maravilla por horas y preguntar cómo lo hicieron. 

Necrópolis de Saqqara

Después fuimos hasta la necrópolis de Saqqara –a pocos kilómetros de Memphis- donde se destaca la pirámide escalonada de Djoser. Imhotep, su constructor, fue el primer arquitecto de la historia en ser reconocido ya que se trata del primer monumento en piedra en la historia de la humanidad. En la entrada al complejo hay un camión de rodaje donde actores y actrices se refrescan. Mido dice que se trata de una posible novela para la televisión egipcia. De repente, un policía arriba de un camello, le pregunto si le puedo sacar una foto y hace un gesto de afirmación. Acto seguido nuestro guía le da una propina. En Egipto la policía cobra hasta para darte un vaso con agua. Un dato importante: desde allí se pueden ver las siluetas de las tres pirámides de Giza.

Con la imagen de las pirámides, la escultura de Ramsés II, el asedio de los vendedores, y el aire caliente del desierto vamos a descansar al hotel. Quizás tendríamos que habernos quedado en el camión de rodaje de Saqqara junto a los actores ya que nos sentimos parte de una novela que por ahora tiene más preguntas que certezas.

Este es un post patrocinado por el que hemos recibido servicios especiales. Nuestras opiniones son independientes y están basadas en nuestra percepción real sobre el servicio.

El post también contiene un enlace afiliado. A través de estos enlaces pueden contratar los alojamiento y servicios necesarios para su viaje. No les costarán ni un centavo más caro y nos ayudarán a seguir viajando y realizando nuestros sueños 🙂

7 Comments

    1. ahivamos

      Hola!!! Gracias por visitar nuestro blog! Llegamos desde Estambul. Volamos de Ezeiza a Estambul y de ahí volamos a El Cairo. A Jordania no fuimos. Después de recorrer Egipto fuimos a Santorini y Atenas. Saludos!!!

  1. Fernanda

    Hola! Vamos en unos meses y quisiera saber si tienen algún consejo sobre visitar algún bazar en El Cairo o algo para hacer por libres…tenemos un dia fuera de nuestros programas! Gracias y buenos viajes!!!

    1. ahivamos

      Hola Fernanda! Gracias por pasar por el blog!
      Puedes ir al mercado de El Cairo y tomar un café en El Fishawy, o ir a fumar narguile a cualquier café. También pueden recorrer el Copto.
      Buen viaje!!!

  2. Romi

    Excelente post! me da una idea de lo que pensaba hacer.. también volaría desde Estambul, pero solo para hacer El Cairo en dos días, prioridad las pirámides y lo que me de el tiempo y volverme a Turquía… será mucho drama yendo sola a ese destino? Gracias! Saludos y buenos viajes!

    Romi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *