El casco antiguo de Varsovia: el ave Fénix de Europa del este

Varsovia nos recibe con un viento helado que corta la respiración y obliga a no sacar las manos de los bolsillos. La capital polaca tiene un pasado gris y pasó por muchos momentos terribles que se perciben, casi como al entrar a la casa de alguien después de que ocurrió una tragedia. Se respira un ambiente espeso y triste y es que Varsovia padeció una Guerra Mundial, al nazismo y al comunismo en un breve período de tiempo con un impacto muy negativo que se tradujo en decenas de miles de muertos y una tierra arrasada que resurgió entre los escombros.

Para recorrer el casco antiguo reservamos un free walking tour de Civitatis. Pedro, nuestro guía polaco lleva ocho años viviendo en Varsovia, tiene un máster en Antropología cultural y social y vivió un año en Granada donde aprendió español. Para paliar el frío, esperamos diez minutos al resto del grupo dentro de un edificio que está frente a la columna de Segismundo en el casco antiguo de la ciudad, donde vamos a hacer el tour.

Segismundo III, el rey favorito de los polacos

Hasta mitad del siglo XVI Varsovia ni siquiera formaba parte de Polonia. En el siglo XVI cuando se extingue la línea de duques locales es cuando Varsovia es anexada a Polonia cuando Lituania y Polonia se pusieron de acuerdo. Varsovia es la sede del Parlamento polaco, punto intermedio entre Vilna, la capital lituana y Cracovia, la capital polaca.

Segismundo III, el rey favorito de los polacos porque trasladó la capital polaca de Cracovia a Varsovia. Varsovia se centraba en un punto más céntrico dentro del enorme país que conformoban Polonia y Lituania. Además, Segismundo III estaba más cerca de Suecia desde Varsovia. Su padre era el rey de Suecia y Segismundo III heredó ese trono.

El rey preferido de los polacos tiene una torre frente al Castillo, en donde lleva una cruz y un sable en las manos. Dicen los polacos que si el sable está en alto marcha todo bien, ahora si está para abajo hay problemas. Esto pasó una vez en la historia, fue cuando Varsovia registró el 84% de la destrucción convirtiéndose en un mar de escombros. Un tanque alemán derribó la columna de Segismundo III. El casco antiguo fue destruido en un 90%, de las 400 casas solo 6 quedaron en pie. Después de la 2GM el comunismo, mucho para una sola ciudad. Todo esto mientras con el graznido de los cuervos de fondo.

¿Por qué el casco antiguo y el castillo de Varsovia figuran en la lista de la UNESCO?

Porque según la UNESCO, es un ejemplo único de una reconstrucción total después de una destrucción casi completa, algo sin antecedentes históricos. Utilizaron muchas piedras de las ruinas para levantar la ciudad. Muchos expertos en esa época criticaban mucho esa reconstrucción, decían que iba a ser una falsificación de la historia.

A pesar de las voces en contra se tomó la reconstrucción como una decisión histórica, como elemento de la propaganda y como una manera de sanar al pueblo. Antes de la guerra vivían más de 1.200.000 polacos en Varsovia, en la guerra mueren 700mil. De 30 millones de polacos mueren 6millones. En Varsovia vivía la segunda comunidad judía más grande del mundo después de Nueva York, casi medio millón de judíos vivían en Varsovia.

Levantan la ciudad de las ruinas al mismo tiempo que intentaban levantar el ánimo del pueblo y fue una excelente jugada con fines propagandísticos del comunismo. Ya en los años 50 el casco antiguo de Varsovia se veía como hoy, así de rápida fue la reconstrucción. Con lo que tardaron más fue con el castillo que la reconstrucción comenzó en 1970 y terminó en 1984. Actualmente, los varsovianos visitan unas cuatro o cinco veces esta zona de la ciudad ya que se trata de un barrio residencial y frecuentan más la parte moderna de Varsovia. Con ojos de visitante es extraño que en esta parte tan bonita de la ciudad los alquileres no sean caros aunque hay algunos motivos: las campanas de las iglesias suenan a cada hora, en verano hay mucha gente en el mercado y por sus calles.    

El escándalo de la columna de Segismundo III

El rey polaco era un gran católico, comenzaba el día con dos misas. Sin embargo, cuando se levantó la columna en su honor hubo un gran escándalo por parte de la Iglesia Católica porque fue la primera vez en la historia moderna de Europa que una persona fuera del entorno eclesiástico esté en una columna. En diagonal a la columna de Segismundo, frente a una fachada color ladrillo, cerca de un campanario unos monjes montaron una columna de la vírgen María para protestar. Los polacos la llaman la anticolumna.

El arte como herramienta de reconstrucción

Dentro del museo que hay en el castillo hay una veintena de cuadros. “Sin estos cuadros Varsovia no sería lo que es hoy”, dice Pedro. Son cuadros de Bernardo Canaletto, un pintor italiano que trabajó para el último rey polaco donde a través de las obras de arte muestra como era el casco antiguo con sus edificios, monumentos, colores y matices. Hay que recordar que también existían inventarios y planos de los edificios y monumentos pero que la gran mayoría se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial. El casco antiguo no volvió a la forma que tenía en 1939 sino a la de los siglos XVII y XVIII basándose en los cuadros de Canaleto.

¿Cuál fue el evento más importante que se celebró en la Catedral de Varsovia?

Mientras suenan las campanadas entramos en la catedral que se reconstruyó en base a dibujos del siglo XIV, así que nada tiene que ver con la catedral que fue derribada por tanques alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Allí se realizan entierros, bodas, coronaciones reales pero el más importante fue el juramento de la primera constitución polaca a finales del siglo XVIII que fue la primera de Europa y la segunda del mundo después de la de Estados Unidos. Fue un intento radical de sanar una situación desastrosa por la que atravesaba Polonia, así y todo pocos años después Polonia desaparecía del mapa, siendo repartida entre Rusia, Prusia y Austria, sus tres queridos vecinos y Polonia no figuraría en el mapa por más de cien años y recuperaron la independencia cuando finalizó la Primera Guerra Mundial.

La campana de la buena suerte

Sobre la plaza Kanonia, así se llama esta pequeña plaza que está detrás de la plaza del mercado. Lo particular de este espacio que tiene edificios coloridos es que en el centro hay una campana de bronce que el tesorero de la Corona, Jan Mikolaj Danilowicz, encomendó en 1646 para la iglesia de los jesuitas, se dañó en el traslado y los varsovianos le dieron un buen uso.

La historia cuenta que hay que dar tres vueltas a la campana en el sentido el reloj con una mano en el centro de ella tocándola, y mientras giras a su alrededor pides un deseo y se terminará cumpliendo. Creer o reventar, hasta el más incrédulo del tour lo hizo.

Única capital europea que tiene una orilla del río, el Vístula, en el centro de la ciudad donde decenas de miles de varsovianos pasan su tiempo libre en primavera y verano. Allí hacen fogones y parrilladas donde tienen que juntar leña del bosque, lo interesante es que es a cinco minutos de la ciudad.

En la plaza donde está el mercado hay una curiosa casa. Se trata de la casa que era de un alcalde que para buscarle marido a sus tres hijas le encargó a un pintor que dibujara sus caras en la fachada de la casa. Dicen que es la primera agencia matrimonial de Varsovia y que el artista favoreció a las chicas con sus dibujos.

Bares de leche: lugares con historia donde comer es muy barato

Son cantinas con una decoración austera que tuvieron su época de gloria en la época comunista. El nombre es engañoso porque al principio se podían comer platos básicos a base de harina, huevos y leche. Con el paso del tiempo se enriquece la oferta pero conservan el nombre. Muchos de estos bares siguen siendo subsidiados por el Estado por lo cual se puede comer bien y a excelentes precios. Un menú con una sopa de entrada y un plato principal cuesta apróximadamente 20 sloty, menos de 5 euros.

Pedir en estos bares es una prueba interesante porque las personas que atienden no hablan en inglés y no suelen tener mucha paciencia. Así que mis amigos vayan con paciencia, vean los platos que están servidos en las mesas o los que están en el mostrados y señalen.

Unos de los fuertes de la comida polaca son las sopas, prueben la sopa de harina de centeno que lleva huevo duro y salchichas,en muchos lugares la sirven dentro del pan. Atención porque si tienen debildad por los chocolates tienen que ir a Emi Wedel, una chocolatería espectacular. Un dato: el local más interesante es el de Szpitalna 8, Varsovia.

La primera persona en ganar dos premios Nobel

A fines del siglo XIX Polonia no figura en el mapa. Marie Curie nace en territorio ruso pero se siente polaca. En una clara manifestación política a favor de su país nombra a uno de los elementos de la tabla periódica como Polonio.

Ganó el Premio Nobel de Física (compartido con su marido y Henri Becquerel) por los trabajos de investigación sobre la radiación y el Premio Nobel de Química por el descubrimiento de los elementos «Radio» y «Polonio». Por lo tanto, fue la primera mujer en ganar un Nobel y la primera persona en ganar dos Nobel.

Sabían que era tan práctica que usó su vestido negro de casamiento como ropa de laboratorio por más de diez años? No solo era una revolucionaria dentro del laboratorio, en su luna de miel se fue a recorrer Francia en bicicleta, algo atípico para la época.

Monumento a los Héroes del Alzamiento

El último punto del tour es el del cachetazo, el que te deja pensando. Levantado en honor a los miles de héroes del Alzamiento de Varsovia de 1944, el monumento tiene dos partes diferenciadas: una primera, en la que un grupo de insurgentes sale corriendo de los bajos de un puente, y otra en la que otros se adentran en una boca de alcantarillado.

En esta misma plaza se encuentra el acceso al red de alcantarillado utilizada por las tropas insurgentes y la población civil de la Ciudad Vieja para escapar el avance de los nazis. Este alzamiento fue el mayor acto de resistencia de estas características en los terrenos ocupados por la Alemania nazi en Europa y sabiendo que iba a ser casi imposible se jugaron la cabeza.

Duró 63 días y en los combates participaron unos 30 mil soldados del Ejército Nacional (Armia Krajowa) de la Región Militar Varsovia. Solo un 10% de los combatientes tenían armas, las fuerzas alemanas integradas por aproximadamente 20 mil soldados plenamente armados contaron con el apoyo de las unidades blindadas, artillería y aviación de primera línea, un combate que antes de empezar ya tenía un ganador en la batalla y otro en la historia.

El Alzamiento dejó a 18 mil insurgentes muertos y 25 mil heridos, murieron más de 150 mil civiles y después de la rendición de Varsovia fueron expulsados de la ciudad 500 mil habitantes.

Datos de interés sobre Varsovia

Moneda

La moenda de Polonia es el zloty y para comprobar su cotización pueden buscar un conversor de moneda en Google o entrar a www.nbp.pl

Para cambiar de euros o dólares a zloty tienen que ir a los bancos o a unos locales que se llaman kantor -hay por toda la ciudad-. Importante: no vayan al primero que vean porque el cambio puede variar y según la cantidad de dinero a cambiar se puede negociar, así como lo leen.

Transporte público

Para distancias cortas lo mejor es el tranvía, en cambio si los kilómetros lo justifican lo más rápido es el metro. Los pasajes son económicos a diferencia de las grandes ciudades de europa occidental.

Los tickets pueden comprarse abordo del transporte público o en los kioscos y deben validarse. Desde su validación, el ticket permite realizar un número ilimitado de viajes durante el tiempo indicado en el reverso del pasaje. Importante: las máquinas expendedoras aceptan tarjetas contact less.

WIFI Gratis en Varsovia

La red WIFI municipal es gratuita. Sus zonas de cobertura  están marcadas con el nombre “HOT SPOT UM-Warzawa”.

Dónde alojarse en Varsovia?

En el barrio de Sródmiescie está el Patchwork Design Hostel.Y aquí el punto más alto del hostel, su ubicación. A 100 metros de la calle Nowy Świat y a pocos pasos de negocios, bares y restaurantes. Estar tan cerca de todo hizo que podamos elegir donde desayunar. Nosotros elegimos Galeria Wypiekow, una panadería donde podés arrancar el día con un desayuno polaco con huevos revueltos, jamón, pan y manteca o un café con una croissant.

Varsovia Pass

La mayoría de las ciudades europeas más turísticas tienen su pase, y la capital polaca no es la excepción. El Varsovia Pass puede ser de 24, 48 o 72 horas y es importante aclarar que con cada tarjeta se puede visitar cada lugar una vez. Una de las ventajas más interesantes es la del uso de transporte público: viajes ilimitados en metro, buses y tranvías.

Además, tiene interesantes descuentos en atracciones como el Castillo Real, el mirador panorámico del Palacio de la Cultura y la Ciencia, Palacio Wilanow, Palacio Lazienki. Atentos que están la mayoría de los museos más recomendables como El Museo Nacional, el Museo Chopin, el Centro de Ciencias Copérnico, el Planetario Copérnico y el Museo de la Historia de los Judíos, así como la Galería Nacional de Arte.

Se puede comprar en las Oficinas de Turismo, en el Aeropuerto Chopin, online en la web oficial de Warsaw Pass o en cualquiera de los puntos de atracción que están incluidos. Vale mucho la pena!