Los Mejores Museos de Varsovia

¿Qué podés hacer en Varsovia además, de disfrutar de su casco antiguo, sus sopas y asombrarte a cada paso por su historia? La capital polaca tiene media docena de museos imperdibles y que si vas en otoño/invierno como nosotros son una tentación para explorar lugares emblemáticos de la cultura polaca que ya son parte del acervo mundial y de paso, vienen bien para escapar un poco del frío.

Dónde alojarse en Varsovia?

En el barrio de Sródmiescie está el Patchwork Design Hostel. Y aquí el punto más alto del hostel, su ubicación. A 100 metros de la calle Nowy Świat y a pocos pasos de negocios, bares y restaurantes. Estar tan cerca de todo hizo que podamos elegir donde desayunar. Nosotros elegimos Galeria Wypiekow, una panadería donde podés arrancar el día con un desayuno polaco con huevos revueltos, jamón, pan y manteca o un café con una croissant.

Si van a Varsovia, les recomendamos el Patchwork Hostel que cuenta con habitaciones privadas y compartidas. La ubicación es excelente! Para ver los valores y la disponibilidad, hagan click aquí.

Varsovia Pass

La mayoría de las ciudades europeas más turísticas tienen su pase, y la capital polaca no es la excepción. El Varsovia Pass puede ser de 24, 48 o 72 horas y es importante aclarar que con cada tarjeta se puede visitar cada lugar una vez. Una de las ventajas más interesantes es la del uso de transporte público: viajes ilimitados en metro, buses y tranvías.

Además, tiene interesantes descuentos en atracciones como el Castillo Real, el mirador panorámico del Palacio de la Cultura y la Ciencia, Palacio Wilanow, Palacio Lazienki. Atentos que están incluídos la mayoría de los museos más recomendables como El Museo Nacional, el Museo Chopin, el Centro de Ciencias Copérnico, el Planetario Copérnico y el Museo de la Historia de los Judíos, así como la Galería Nacional de Arte.

Se puede comprar en las Oficinas de Turismo, en el Aeropuerto Chopin, online en la web oficial de Warsaw Pass o en cualquiera de los puntos de atracción que están incluidos. Vale mucho la pena!

Museo de Fryderyk Chopin

Más de uno escucha Chopin y lo asocia a un apellido francés pero no! Chopin es tan polaco como Marie Curie. Quizás el museo biográfico más interesante y moderno de Europa se encuentra en el histórico Palacio de los Ostrogski. Allí podrán encontrar el piano Pleyel que ejecutó Chopin en los dos últimos años de su vida, sus lápices, una colección de sus cartas manuscritas, sus partituras y su reloj de oro, regalo de la imponente cantante Angélica Catalani. Hasta un mechón de pelo pelirrojo hay en el museo de Chopin.

Claro que el museo no son solo objetos personales! Tiene amplias exposiciones multimedia e interactivas que rememoran los 39 años de vida del genial compositor polaco, claramente poniendo el foco en su música. Más allá del cholulaje resulta impresionante ver objetos personales de una persona tan importante para la música clásica.

Lugares extra si te copó la movida Chopin: Ir a disfrutar de su monumento en Varsovia realizado por el escultor Wacław Szymanowski con motivo del primer centenario del nacimiento del compositor. ¿Dónde? En el Parque Real de Łazienki. Atención: Si van en verano a las 12 y a las 16h, se pueden disfrutar de la música de Chopin en conciertos al aire libre que son gratuitos. Otro dato curioso es que por el centro de Varsovia hay Bancos de Chopin, es decir, en los lugares que guardan relación con Chopin ubicaron bancos multimedia donde con solo tocar un botón podrán escuchar algunas de sus piezas.

Otro de los lugares emblemáticos, es la Iglesia de Santa Cruz de Varsovia. ¿Por qué? Fue el lugar donde se hicieron los bautismos de las hermanas de Fryderyk: Izabella y Emilia. Lo más interesante es que allí, por voluntad de Chopin, es donde fue depositada la urna con su corazón. También hay que saber que el pianista quería que sus restos mortales regresen a Polonia pero debido a la crisis política de 1849 sus restos descansan en París.

Museo del Alzamiento de Varsovia

En un edificio de la antigua central eléctrica de la red ferroviaria se levanta uno de esos museos imprescindibles para entender un hecho histórico puntual como el Alzamiento de Varsovia de 1944, la mayor resistencia al régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Está tan bien realizado que apenas entrás se empiezan a respirar los 63 días de lucha, y lo más interesante es que no hace foco solo lo militar, sino también el día a día de la población civil y el terror comunista de la posguerra. Un recorrido multimedia e interactivo por una ciudad destruida, pisando su pavimento de granito donde escucharás historias de los sublevados. El itinerario te hará entender lo que sentían los soldados que utilizaron las alcantarillas para desplazarse..

El corazón de este edificio lo constituye un monumento de acero que atraviesa todas sus plantas. Sus paredes llevan escritas fechas con los días que duró el alzamiento y huellas de balazos; su interior deja entreoír un latido de corazón, que simboliza la vida de la Varsovia de 1944.

Pegado al Museo, se encuentra el Parque de la Libertad: mira su Muro de la Memoria. En él quedan grabados casi 11 mil nombres de los soldados caídos en el levantamiento. Más que interesantes son los murales sobre el alzamiento, que en el Muro del Arte han realizado los artistas polacos más conocidos.

Museo de la historia de los judíos polacos

Gran museo que recorrimos después de un tour sobre los guetos judíos en Varsovia. Este multipremiado museo para nosotros está en el top tres de museos varsovianos. Ya de entrada te choca el enorme vestíbulo con forma de valle que simboliza el paso del pueblo judío por el Mar Rojo en su éxodo hacia la tierra prometida.

Ocho galerías multimedia narran la milenaria convivencia de los pueblos polaco y judío desde los primeros asentamientos en la edad media, pasando por los tempestuosos acontecimientos y los tiempos de exterminio, hasta la resurrección de la comunidad judía.

Museo de Marie Curie

Amantes de la ciencia y de sus personajes ilustres hagan una parada en la casa natal de Marie Curie, hoy convertida en un pequeño museo. Marie Curie es la única mujer que obtuvo dos premios Nobel y atención porque encima es la única que lo hizo en dos ramas distintas de la ciencia: la física y la química.

La exposición dedicada a su vida está repleta de auténticos objetos que pertenecían a Curie y que son una muestra de la época en la que vivía. Fotografías de la científica, de sus familiares más próximos o amigos, utensilios de laboratorio, documentos, sellos postales, monedas y medallas, periódicos de las décadas del 20 y 30 del s. XX y libros o el decimonónico inmobiliario.

Marie Curie fue mundialmente conocida después de ganar los Nobel. Tanto es así que hasta el presidente norteamericano Herbert Hoover, en 1929, le regaló una figura de un pequeño elefante de color verde. Si salís del museo y no te dan ganas de agarrar un tubo de ensayo, esaaaaaaa!!

Museo Nacional de Varsovia

El nombre confunde porque este Museo además de atesorar piezas varsovianas tiene verdaderas perlas del arte europeo. Algunas de las perlas son «Mujer judía vendiendo naranjas» de Aleksander Gierymski o «Batalla de Grunwald» de Jan Matejko.

Pero este lugar no es solo una gran pinacoteca, además tienen esculturas que expone en la Galería del Arte Medieval y la más amplia colección europea de monumentos del arte y de la cultura de Nubia. Vayan con tiempo que hay nada más y nada menos que 830mil obras de arte de todas las épocas. Vayan con tiempo que hay mucho para contemplar!

Centro de la Ciencia Copernico

Si sos amante de la ciencia o simplemente te gustan los experimentos el Centro Copérnico tiene que estar en tu lista! Y lo bueno es que es para todas las edades. Vas a estar todo el tiempo puesto a prueba, comprobarás los límites de tu cuerpo, la sensibilidad a la luz, la percepción del color o la cuánto te bancás las ilusiones ópticas. Docenas de piezas te enseñarán los fenómenos relacionados con las ondas o con la electricidad.

Pero no todo es física e ilusiones ópticas, en la Galería Re:Generacja hay experimentos que muestran qué pasa por tu cabeza cuando tenés miedo, mentís o estás. Siempre quisiste ser ingeniero y no te dieron las horas o la capacidad intelectual como a nosotros? En Majsternia, un taller de bricolaje equipado con todos los materiales necesarios te podés convertir en un ingeniero de puentes o aparatos voladores. Es como esas universidades como en la que estudió Saul Goodman pero más divertido!

Otra visita obligada es la del Planetario. Con el Cielo de Copérnico te vas a sentir en las estrellas!

Museo de los Tiempos del Comunismo

Lo recomendamos porque es un viaje en el tiempo, siempre llama la atención meterse en una sala con un escritorio, un teléfono y toda la decoración de hace más de 60 años.

Ubicado en una antigua fábrica de industrias ópticas este lugar tiene espacios detenidos en el tiempo como por ejemplo, un piso, una oficina o una tienda de la época. Cada lugar tiene los objetos cotidianos de la Polonia comunista.

Museo del Cartel de Wilanow

Si sos amante de los pósters este museo es para vos! Más de 54mil piezas con colecciones del cartel polaco y europeo desde finales del siglo XIX hasta la modernidad.

Los más interesantes son los pósters de la Escuela Polaca a los que se suman ejemplares chinos, japoneses y estadounidenses. Si todavía están dudando en ir les contamos que hay piezas de Pablo Picasso, Andy Warhol y Stasys Eidrigevicius, entre otros.

Seguro que vas a querer comprar más de una copia para decorar el living, la habitación o la biblioteca! Siempre caemos en el último tramo de los museos, la tienda de souvenirs! Lleven algunos billetines polacos para invertir en recuerdos.